Todos, cuando llega el buen tiempo, querríamos tener en casa una piscina donde pasar las horas de más bochorno y refrescarnos a nuestro antojo, sin necesidad de depender de horarios, ni del agobio de la gente que comparte las piscinas públicas. Poder ser libres y decidir si queremos tomar el sol a las doce del mediodía, o todo lo contrario, hacer un baño a la luz de la luna en noches de calor insoportable. El plan no suena mal. La idea principal es tener claro si tenemos el espacio suficiente para la construcción de una piscina y listos: a disfrutar de ella.

La realidad de estas instalaciones, pero, difiere mucho del simple capricho de muchas personas de tener, por comodidad y ventajas que ofrece, una piscina y bañarse mucho al principio, pero terminar descuidándola. Las piscinas, tras su construcción, no se cuidan solas. Es necesario que alguien esté por ellas y lleve a cabo el mantenimiento adecuado, que permita a la piscina disfrutar de las condiciones óptimas que merece cuando queremos sacarle todo el provecho. A pesar de que hoy en día existen gran número de automatismos y sistemas para hacer mucho más fácil este trabajo, siempre es necesaria la presencia de alguien que realice el control de situación y certifique que todo está correcto.

IMG_20150529_1506431

En el mantenimiento de piscinas, existen profesionales, como los que integramos Piscinas Salgado, especialistas en la construcción de piscinas y mantenimiento de las mismas, en Sant Cugat; quienes realizamos esta labor a lo largo del año para ayudaros a tener vuestras piscinas en perfecto estado. Pero, pueden surgir contratiempos, y existen simples rutinas para garantizar que nuestra piscina funcione adecuadamente, que no necesitan de la supervisión de un profesional y que se bastan con el debido mantenimiento por parte del dueño y propietario de la piscina.

Es por eso, que hoy, desde esta nueva entrada del blog de Piscinas Salgado en Sant Cugat, empresa especializada en la construcción de piscinas y en su mantenimiento; queremos ofreceros algunos consejos para que llevéis a cabo el mantenimiento de vuestra piscina vosotros mismos, siguiendo unas simples actuaciones con las que evitaréis posibles problemas mayores que, después, comporten consecuencias más graves y la necesaria intervención de auténticos profesionales.

Controles y actuaciones a realizar

  1. Control de los niveles de pH y cloro una o dos veces por semana.
  2. Control del nivel del agua. En caso de encontrarse por debajo de lo indicado, se debe añadir agua en la piscina.
  3. Cepillar las posibles zonas verdosas (algas, de las que ya hemos hablado anteriormente en nuestro blog).
  4. Limpieza de los cestos de los esquimers.
  5. Limpieza del fondo de la piscina. En el caso de disponer de un robot limpia fondos, siempre tenemos que vaciar las bolsas que recogen la suciedad.
  6. Comprobar el nivel de presión del filtro y realizar la limpieza de la carga filtrante, si es necesaria.
  7. Vaciar los cestos del prefiltro del motor.
  8. Asegurarnos de que las dosificadoras de producto disponen de él.
  9. Garantizar que disponemos de producto químico suficiente cuando debamos realizar el correcto tratamiento del agua.
  10. Comprobar que el movimiento de salida del agua a la piscina tiene fuerza.

Con estos simples pasos, vosotros mismos podéis realizar el mantenimiento oportuno de vuestra piscina y disfrutar de ella durante toda la temporada sin preocuparos por nada más. Desde Piscinas Salgado en Sant Cugat, profesionales en la construcción de piscinas y el mantenimiento de éstas, os animamos a marcaros esta rutina para velar por el correcto funcionamiento de vuestra instalación y a confiar en nuestro servicio cuando creáis que sea necesario, para solventar problemas mayores o realizar la puesta a punto antes del primer chapuzón. Hasta el próximo post en nuestro blog, Piscinas Salgado en Sant Cugat.